Google+ Followers

Thursday, July 19, 2012

Greetings from the future… and the past / Saludos desde el futuro… y del pasado


So it’s been almost two weeks since I’m in India.  I’m still in the immersion phase I guess, learning a lot, trying to absorb as much as I can.  Still looking at everything and everyone, or trying to… I’m really learning a lot about myself as well, trying to look inside me.  Getting into the inertia of the whole thing… 

It has been a couple of interesting days since I last wrote.  I’ve been able to share more time with good people.  Share food, tea, stories, laughs.  Keep connected with family and friends (I’m 11 and a half hours ahead of Guatemala and Denver, so greetings from the future!).  And I’ve been able to see some of Delhi´s amazing architecture, present and past.  Also, I did my first English/Hindi focus group!

A week ago, I attempted to get a cellphone.  It brought out the cultural shock and kind of annoyance that happens at least for a moment, when you’re not in your comfort zone or in a familiar place.  I was talking in English to the cellphone company salesman at the market, and we were both speaking English as a second language.  I was really tired that day.  It was a really hot, sweaty day.  All I wanted was a cellphone.  However there are certain processes here, the necessary bureaucracy that exists everywhere… but it got to me.  After a long day, all I wanted was to be able to communicate, and I was not achieving it.  Anyways, I had my “cultural shock”, wishing I could speak the language, or that he could speak mine, that it could just be easier.  It made me see important things in myself, like the fact that there is always space to learn to be more patient and more humble.  I finally got my phone, after passport and visa photocopies, a photograph, and the language barrier.  It turned out I had to go back on Saturday, because my phone still wasn’t working!  Life was just checking on me, making sure I had really learned that one piece of patience.

On Saturday, we went to The Red Fort.  We decided to take an Auto (or Tuc Tuc) to the Metro Station and experience that kind of public transportation.  I got a Smart Card, so I don’t have to pay for transport tokens every time, and I just need to refill it with Rupees when needed.  From the train (no pictures were allowed so I will do my best to briefly describe it) you can see how vast the city of Delhi really is.  I felt like a small explorer, but excited to be in such a huge, diverse place.  Buildings, temples, gardens, houses, traffic, people, smog, birds… I’m living in a city with more than 12 million people.  Yes, I could feel that in the metro.  Another pleasant surprise was that the metro has specific spaces for women, to avoid uncomfortable circumstances I’m guessing, and I really liked it.


Then we reached Chandni Chowk, one of Delhi’s oldest and busiest markets.  It would be a great start to walk to The Red Fort.  Today, it is still busy and flooded with commerce; and it’s still very far – walking distance under the sun – to The Red Fort.  We found some interesting things on our way, but we finally decided to take a rickshaw (a cart pulled by a man in a bicycle).  When we finally arrived to The Red Fort, it was impressive…  Huge walls and green spaces, lots of people, a huge line to get in.  And then we entered: transported to another time, surrounded by exquisite alabaster structures and decorations, fountains, gardens… red, white, blue, green (more pictures here:The Red Fort).  And for moments, I felt like an attraction myself, for people wanted to take pictures with us.  Yes, pictures with the white, weird looking tourists.  I just smiled, and asked for some pictures myself (two of about twenty pictures that they took of us!).





And now I have to jump from Saturday to today.  It was a good, productive day.  I learned a lot.  I have done focus groups for several consultancies and research initiatives, but this one was my first focus group in English, and with a translation to Hindi.  Today my translator was Rimpy, a young and smart woman who I have learned a lot from.  She told me two days ago, “I’ll translate the informed consent.  Do you want to read it in Hindi?”.  "Wow, you would do that for me?".  She translated it, and then wrote it phonetically, so I could read it in English (I put some Spanish in there too) but I was actually talking Hindi (very slow Hindi of course).  The participants of the focus group, another group of amazing women who work at one of Delhi’s Gender Resource Centers, were very nice and welcoming, and even applauded at the end of my Hindi reading with Spanglish accent.  The focus group itself was amazing.  These women have so much knowledge and experience, and at the same time, thirst for learning.  As in many of the focus groups I’ve done before, I ended the group conversation, deeply thankful for all that they shared and for all the things I learned.

So, with conversations, even if it is an introduction to new people, a negotiation with an Auto driver or cellphone seller, a chat over Gmail, an encounter with the past, a focus group, there is so much you can learn… just from listening to the person in front of you, from listening to your surroundings and yourself.  Just listen I tell myself, there’s so much to learn… 



Saludos desde el futuro… y del pasado

Ya casi son dos semanas desde que estoy en India.  Creo que todavía estoy en la fase de inmersión, aprendiendo mucho, tratando de absorber todo lo que pueda.  Todavía viendo todo ya a todos, o intentándolo… Estoy aprendiendo mucho sobre mí misma también, tratando de verme por dentro.  Y entrando a la inercia de todo esto…
Han sido unos días interesantes desde que escribí la última vez.  He podido compartir más tiempo con gente buena.  Compartir comida, té, historias, risas.  Mantenerme conectada con familia y amigos (estoy  11 horas y media adelante de Guatemala y Denver, así que ¡saludos desde el futuro!).  Y he podido ver parte de la arquitectura impresionante de Delhi, del pasado y el presente.  También lideré el primero grupo focal en inglés/hindi.

Hace una semana, intenté comprar un celular.  Hizo relucir el choque cultural y la molestia que se da, aunque sea por un momento, cuando no estás en tu zona cómoda o un lugar conocido.  Estaba hablando en inglés con el vendedor de la empresa telefónica en el mercado, y los dos estábamos hablando inglés como segundo idioma.  Yo estaba bastante cansada ese día.  Había mucho calor, y sudé todo el día.  Y todo lo que quería era un pinche cellular. Pero, hay ciertos procesos aquí, la burocracia necesaria que existe en todos lados… pero me sacó de onda.  Después de un día tan largo, lo único que quería era poder comunicarme y no lo estaba logrando.  Tuve mi choque cultural, deseando poder hablar el idioma local, o que el hombre pudiera hablar mi idioma; deseando que todo fuera un poco más fácil.  Me hizo ver cosas en mí misma, como por ejemplo el hecho de que siempre hay más espacio para aprender a ser más paciente y humilde.  Al fin conseguí el teléfono, después de dar copias de mi pasaporte y visa, de tomarme una foto tamaño cédula, y a pesar de la barrera del idioma.  ¡Resultó que tuve que regresar el sábado porque mi celular no funcionó!  Creo que la vida estaba asegurándose de que realmente haya aprendido ese pedazo de paciencia.

El sábado fuimos al Fuerte Rojo.  Dedicimos tomar un auto (o tuc tuc) a la estación del metro y experimentar ese tipo de transporte aquí.  Me compré una tarjeta para no tener que pagar cada vez por el pasaje, y sólo hay que llenarla con rupias cuando me gaste todo.  Desde el tren (estaba prohibido tomar fotos adentro, así que haré mi mejor esfuerzo por describir la vista) se puede ver qué gigante es la ciudad realmente.  Me sentí como una pequeña exploradora, pero emocionada al mismo tiempo de estar en un lugar tan grande y diverso.  Edificios, templos, jardines, casas, tráfico, gente, smog, aves… Estoy viviendo en una ciudad con más de 12 millones de personas.  Sí, eso se siente en el metro.  Y otra sorpresa fue encontrar que hay espacios en el metro sólo para mujeres, para evitar situaciones incómodas me imagino, y realmente me gustó.

Luego llegamos a Chandni Chowk, uno de los mercados más antiguos y movidos de Delhi.  Era el punto perfecto para caminar hacia el Fuerte Rojo.  Hoy, todavía es un centro de comercia inundado de gente; y queda lejos – sobre todo bajo el sol – del Fuerte.  Encontramos algunas cosas interesantes en el camino, pero decidimos tomar un rickshaw (una carreta jalada por un hombre en bicicleta).  Finalmente llegamos al Fuerte y fue impresionante… Paredes gigantes y espacios verdes, mucha gente, una cola larga para poder entrar.  Y entramos: instantáneamente me transporté en el tiempo, rodeada de estructuras de alabastro con decoraciones exquisitas.  I por momentos, me sentí como parte de la atracción, porque la gente se quería tomar fotos con nosotros.  Fotos con las turistas blancas raras.  Yo sólo sonreí y pedí permiso para tomar mis propias fotos de la gente también (sólo dos como de veinte que nos tomaron diferentes personas).

Y bueno, del sábado salto hasta el día de hoy.  Fue un día bueno y productivo.  Aprendí muchísimo.  He hecho varios grupos focales para varias consultorías e investigaciones, pero este fue mi primer grupo focal en inglés, con traducción al hindi.  My traductora hoy fue Rimpy, una joven muy inteligente de la que estoy aprendiendo bastante.  Hace dos días me dijo, “Voy a traducir el consentimiento informado.  ¿Lo querés leer en hindi?”.  Lo tradujo y luego me lo escribió fonéticamente para que yo lo leyera en “inglés” (claro que le metí el español también) pero para que sonara e hiciera sentido en hindi (en hindi bastante lento por supuesto).  Las participantes del grupo focal, otro grupo de mujeres impresionantes que trabajan en uno de los Centros de Recursos de Género, fueron muy amables y me dieron la bienvenida, y aplaudieron después de mi lectura con acento hindi-spanglish.  El grupo focal en sí estuvo increíble.  Estas mujeres tienen tanto conocimiento y experiencia, y al mismo tiempo quieren seguir aprendiendo.  Como en muchos de los grupos focales que he hecho antes, terminé profundamente agradecida por que se tomaron el tiempo de compartir y enseñarme varias cosas.

Así que en cada conversación – ya sea al presentarse con gente nueva, una negociación con un tuc tuquero o un vendedor, un chat por Gmail, un encuentro con el pasado, un grupo focal – hay tanto que se puede aprender… sólo de escuchar a quién tenés enfrente, a tu entorno y a vos misma.  Sólo escuchá, me repito a mí misma, hay tanto qué aprender…